Previous post Next post

Aplanando la economía «por el virus»

Escribo esto el 18 de marzo, después de haber visto un cambio de 180 grados en la forma de pensar sobre las enfermedades contagiosas. Anteriormente, poníamos a los enfermos en cuarentena y respetamos el derecho de los sanos a seguir con sus vidas. Ahora estamos al borde de la ley marcial. En nuestro afán por combatir el coronavirus, estamos cerrando los viajes, las reuniones públicas, los restaurantes, etc.

Así es como se ve un pánico masivo.

Sin mencionar que ya está causando un daño económico masivo. La economía ya se estaba tambaleando. El falso boom estimulado por una década de metanfetaminas monetarias probablemente se estaba derrumbando incluso antes del virus. Y entonces el gobierno comenzó a cerrar industrias enteras: viajes aéreos, hoteles, deportes, bares, restaurantes, etc. Y es probable que vengan más.

Escribo extensamente en «Monetary Metals» sobre el riesgo de que los impagos de deudas caigan en cascada como fichas de dominó, por lo que no trataré más sobre eso aquí. Sólo diré que industrias enteras están despidiendo a trabajadores enteros en un basurero gigante (con mucho más por venir). Es decir, mucha gente que de repente experimentará dificultades, sin mencionar que dejará de gastar en todo, desde ropa hasta computadoras, teléfonos y música (no importa los restaurantes y bares — no se les permitiría eso aunque todavía tuvieran sus cheques de pago). Como siempre en una crisis, el análisis financiero y económico convencional es inútil. Creo que ahora mismo están prediciendo un «crecimiento más lento». Sí, y si pones los frenos en tu coche, también es «aceleración más lenta».

¿Por qué esta respuesta draconiana? Hay ahora una nueva expresión técnica entre las decenas de millones de expertos recién acuñados que habitan en las plataformas de los medios sociales. Buscan «aplanar la curva»: es decir, es inevitable que este virus barra la población. Pero si sólo podemos frenar su progreso, entonces nuestro sistema de salud será capaz de responder, habrá suficientes camas, ventiladores y profesionales de la salud para atender la carga de trabajo. Si permitimos que el virus progrese a toda velocidad, entonces los hospitales se verán abrumados, y América se parecerá a Cuba.

Si piensas que el Estado debe prohibir las reuniones públicas, cerrar los restaurantes, y cerrar la mitad de la economía… para «aplanar la curva»… entonces tú… sí, tú… estás intentando ser un planificador central.

En el capitalismo, las personas y las industrias son resistentes. La razón es simple. Son libres de actuar según su razón y de buscar un beneficio.

En el socialismo y la planificación central, no hay resistencia. La gente se muere de hambre si el rendimiento de la cosecha está por debajo de la cuota, se ahoga si sube la marea, sufre en la oscuridad si se retrasa un envío de aceite. La razón es simple. No se les permite actuar, pero deben esperar órdenes de un planificador central. Y Mises demostró que la planificación socialista es imposible, incluso si el planificador es un genio sabio, honesto y cuidadoso.

Si bien es cierto que los hospitales estadounidenses pronto se verán desbordados por los pacientes con virus, no es una recomendación para una planificación más centralizada, aplicada mediante la reorientación de los escasos recursos de las fuerzas del orden hacia la aplicación de la ley marcial.

Es una acusación condenatoria de cómo la industria de la salud socialista —y por lo tanto esclerótica, rígida y quebradiza— se ha visto obligada a quedar por debajo del grado de medicina socializada que ya tenemos. Aún no somos completamente socialistas. Por lo tanto, todavía no somos Cuba.

Temo el tipo de gobierno que puede cerrar las reuniones públicas y planificar centralmente la atención médica y todo lo demás. Le temo mucho más que a un virus.

Full story here
Keith Weiner is president of the Gold Standard Institute USA in Phoenix, Arizona, and CEO of the precious metals fund manager Monetary Metals. He created DiamondWare, a technology company that he sold to Nortel Networks in 2008. He has his PhD from the New Austrian School of Economics. He lives with his wife near Phoenix, Arizona. In March 2015 he moved his Gold Standard column from Forbes to SNBCHF.com.
Previous post See more for 6a.) Keith Weiner on Monetary Metals Next post
Tags: ,

Permanent link to this article: https://snbchf.com/2020/03/institute-aplanando-la-economia-por-el-virus/

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.